Santa Cruz: Cuando el río vuelve.

Cuando el río vuelve, el 24 de Junio, el mero día de San Juan, la comunidad se reunió para celebrar el valioso recurso del agua de una novel manera. Sabemos que en esa fecha y según la tradición no deben faltar los cubetazos de agua. Este 2019 en Tucson se fueron grandes celebrando a Juan el Bautista, entre mariachis, matachines, antojitos y “chapoteo” re-inauguraron un río. Si, el Río Santa Cruz que desde hace 80 años era un seco lecho, volvió a correr por el centro de la ciudad. Y en cuanto pudimos, acudimos a presenciarlo.

El Santa Cruz, un río que vuelve.

El Río Santa Cruz no es cualquier río, es un río que nace en los EEUU, atraviesa la frontera a Sonora y regresa a Arizona. Llega hasta el Gila a formar parte de la cuenca del Río Colorado y de la historia y prehistoria del Desierto Sonorense. En tierra de nómadas, sus riberas albergaron por 10 mil años los asentamientos indígenas mas antiguos del hemisferio norte . Los Hohokam en el 400-1450, y después los Tohono O’odham y los Sobaipuri fundaron ahí prósperas aldeas agrícolas. El misionero Jesuita Eusebio Francisco Kino visitó el valle del Río Santa Cruz en 1692, fundando la Misión de San Xavier del Bac. Las milicias españolas establecieron cerca el Presidio Real de San Agustín del Tucson en 1775. Desde 1821, la región pertenecía a México al independizarse de España. A raíz de la venta de La Mesilla, pasó a dominio estadounidense. El Río Santa Cruz cruza el Parque Nacional Histórico de TumacácoriTubac, y San Xavier del Bac.

El Río Santa Cruz nace en los EEUU, se da su vuelta por Sonora atravesando la frontera y regresa a Arizona.

¿Que le pasó al Santa Cruz?

El corredor ripario del Santa Cruz era parte de un frondoso bosque de mezquites. Pasando por el centro de la ciudad, en su terreno plano formaba hermosas cascadas. Sin embargo, como ustedes ya saben, el dicho de que “todos los ríos van al mismo mar” pasó a la historia. Ahora nos preguntamos “¿Con qué estrellas siguen hablando los ríos que no desembocan?”, como interroga el chileno Pablo Neruda en su Libro de las preguntas (1974).
Como se dan cuenta, se repite la historia del río que se secó en el Siglo XX por el mal manejo de su cuenca. Agotamos un valioso caudal por la perforación y sobre-explotación de los mantos acuíferos, por que los creímos infinitos, porque no sabíamos lo que hacíamos.

El corredor ripario del Santa Cruz era parte de un frondoso bosque de mezquites.
Pasando por el centro de la ciudad, en su terreno plano formaba hermosas cascadas.
Caudal del Rio Santa Cruz durante el #Monzón1983 que trajo fatalidades.

¿Como vuelve un río?

Desde la década de los 40’s, el Río Santa Cruz fue un lecho casi siempre seco que podía arrastrar un gran caudal solo durante las lluvias del monzón. Los dos extremos vulneran la seguridad y la sustentabilidad. A través de iniciativas como Watershed Management Group se continua impulsando el buen manejo del agua fluvial y pluvial. Ahora, con dedicación y esfuerzo de muchos, Tucson Water ha lanzado el Proyecto de Patrimonio Cultural del Río Santa Cruz. Se ha reintroducido un cauce de 2.8 millones de galones de agua diarios. Fluye permanentemente por una milla desde la “A” Mountain hacia el centro de Tucson. Reciclando el agua, ha regresado la belleza y vitalidad que el histórico río brindó por milenios a la región.

Cuando el río vuelve, hay vida y hay fiesta.

No es un flujo voluminoso ni un largo trayecto. Para la comunidad representa un mejor paisaje en el parque, un paseo ciclista y una recarga que regresa a los acuíferos locales. A nivel de conservación, el éxito de la gradual restauracion del Rio Santa Cruz se ha visto coronada por el regreso del Charalito del desierto o guatopote Poeciliopsis occidentalis. El llamado guatopote había desaparecido de toda la cuenca pero probablemente re-emigró de México. Gradualmente se recupera por medio de liberaciones de cientos de individuos en el Río Santa Cruz.

El c haralito del desierto o guatopote Poeciliopsis occidentalis ha regresado al Río Santa Cruz.

A escasas dos horas de que se re-estableció el flujo se avistaron sedientos coyotes, halcones y correcaminos . En cuanto a la comunidad, la fiesta no podía estar mejor y mas diversa. El valor cultural es inconmensurable. Sigue ahora otra fascinante etapa a la cual estaremos pendientes. ¡Cuan agradables son los pasos de la comunidad hacia la conservación de la naturaleza y culturas del Desierto Sonorense! Mantengamos el Desierto Vivo.

Con la llegada del flujo al Río Santa Cruz arranca la tradicional Fiesta del Dia de San Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *