Por qué necesitamos salvar brujas.

¿Las mujeres son brujas?
‘Toda mujer es bruja hasta que se demuestre lo contrario”.

 

¿Por qué necesitamos salvar brujas?

El salvar brujas puede ser una opción. M Aquí en este aquelarre virtual por el Halloween planteándoles algo acorde. Cuentan que en los inicios de la civilización, ser bruja significaba ser una mujer sabia. Lejos de generar miedo eran las que mantenían y protegían los conocimientos y los transmitían de generación en generación. Era durante las noches que, alrededor del fuego se reunían todos para la transmisión del conocimiento y para celebrar ritos a la naturaleza. Después del atardecer que el cortisol del stress cotidiano baja, la melatonina activa el lado izquierdo del cerebro. Esto facilita los procesos creativos y así se generaba la consecuente visualización de las historias que se transmitían. 

Las brujas transmitían conocimiento derivado de la naturaleza y eran veneradas por su sabiduría.
Las brujas transmitían conocimiento derivado de la naturaleza y eran veneradas por su sabiduría.

Las brujas eran consejeras que bajo la luna, extraían de la naturaleza las metáforas para explicar la realidad de la vida y llegar con ello al plano espiritual. Ese vínculo con la Madre Tierra era natural para un ser fecundo con la capacidad de procrear. El hombre tenia la fuerza física y podía protegerla y alentar su rol innato para mantener la armonía de la vida o podía subyugarla, apresarla y quitarle liderazgo. Entonces, la política metió su cuchara. Se les caracterizó como seres horribles, que utilizan su poder y conocimiento oculto de los elementos naturales para manejar situaciones. La imagen de las brujas se satanizó literalmente y con ello se denigró también a la Madre Naturaleza. La función natural de las brujas dejó de ser normal y pasó a ser perseguida como algo maligno.

Que vuelvan las brujas para que nos digan como esta la cosa.
Ante la problemática mundial se espera que alguien venga a salvarnos. Se ignora la data cruda que podría crear conocimiento.

Las brujas no dan miedo.

Al clamor de “Fuera las brujas” se han formado una serie de generaciones expuestas a cuentos infantiles. El gallardo principe triunfa y la princesa es su trofeo. Fue una lucha por el papel protagónico como líder de las sociedades, lo que produjo ese orden que hoy prevalece. Desde entonces esa lucha desigual por el poder nos divide y nos debilita ante la búsqueda de soluciones. Nos inclinamos demasiado hacia la fuerza e ímpetu de la civilización y dejamos de balancear con la sutileza y orden del universo. El poder del mas fuerte rige nuestro destino en desafío contra las leyes naturales. No se necesita ser bruja para saber quien ganará esa lucha. La naturaleza, es la naturaleza y esa es la base de la magia y de la ciencia, Claro, la primera la observa para crear una realidad alterna y la segunda se adentra sistemáticamente para descubrir sus secretos. Ambas parten de la naturaleza y esto reivindica a las brujas, pues las brujas manejan lo alternativo y lo estratégico. Las brujas interpretan la naturaleza para conectarla a la percepción idónea que asegure al menos una futura generación. Son fieles hijas de la Madre Tierra. Como los magos, saben llegar al cerebro, como los científicos, saben cuando y en que orden. Sospecho que en el macro y así sin despegarse del orden universal, las brujas pudieran catalizar nuestra prevalencia en el cosmos. Digo esto, ahora que nuestro futuro esta en tela de dudas.

Necesitamos brujas que nos lo expliquen.
Que vuelvan las brujas. Ademas si son guapas, les pondremos atención.

Salvar brujas es una opción.

Por eso queremos que las brujas vuelvan. Que nos interpreten la voz de la naturaleza, que nos alegorizen la data cruda para ver si a ellas atendemos. La conclusión es:  “Salvemos a las brujas”, no permitamos que se extingan. En todo caso, que se les equipare y otorgue el mismo lugar que a los shamanes. Al menos a ellos no les pintan desparpajados, estrepitosos y de áspero aspecto. La verdad, a nosotras las mujeres, no nos estorba aprender conjuros, de hecho nos encantaría aplicarlos en caso necesario. Lo que si nos molesta es la imagen horripilante y estridentes carcajadas que imponen a las pobres brujas. Así que mientras se debate si las brujas son malignas o son mágicas y no exista evidencia de lo contrario, declaramos que : “Las brujas son guapas” luzcan como luzcan. Vivan las brujas, felicidades. #Besititos y a la próxima. #ViVeBoNito

Las brujas eran consejeras.
Si el que transmite conocimiento alternando la realidad es hombre se le llama mago, si es mujer se le llama bruja.

2 ideas con respecto a “Por qué necesitamos salvar brujas.”

  1. Las madres somos Brujas. Leemos el pensamiento, adivinamos el sentir, prevenimos tropezones y nuestro sentir por los hijos es inacabable y eterno y tenemos ojos atrás de la cabeza 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *