El pecarí de collar o javelina.

Los pecaríes son animalitos  mal comprendidos y poco apreciados.
Es tiempo de conocer bien al pecarí. En el desierto es cada vez mas posible encontrar manadas de pecaríes en el vecindario.

El pecarí de collar o javelina es el tema que ahora compartimos queridos amigos de Desierto Vivo. Nos decidimos a indagar mas sobre estos mal comprendidos y poco apreciados animalitos. Ya que en ciudades como Tucson y Phoenix vivimos rodeados de ellos, hemos escuchado tanto sobre ellos. Por ejemplo algunos, erróneamente les llaman jabalíes, creo que nosotros llegamos a hacerlo. Sin embargo encontramos que en realidad los jabalíes son una especie europea y los nuestros son pecaríes. Tambien existe el mito de que son “cerdos salvajes” peligrosos. Sobre todo encontramos que se les cataloga como animales “feos”que producen un horrible sonido. A otros simplemente les repugna el olor que despiden, ignorando por que sus glándulas evolucionaron para ello. Ahora sabemos que esta adaptación surgió para compensar su falta de visión. En fin, esperamos que la próxima vez que encontremos un pecarí observemos y apreciemos en ellos la maravilla de la adaptación desarrollada en las especies de flora y fauna que alberga nuestro Desierto Sonorense.

Habitat desértico del pecarí.

P
Pecarí de collar/Collared peccary Pecari tajacu sinonimo Tayassu tajacu
Foto: Cburnett CC BY-SA 3.0

El pecarí se encuentra en numerosos hábitats incluyendo en nuestro Desierto Sonorense. Podemos encontrar grandes grupos, como los que seguido se ven muy cerca del parque Organ Pipe en Arizona. El hábitat mas reconocido de los pecaríes son las áreas central y sur de Arizona en terrenos xerófilos cerca de arroyos con vegetación densa. Se encuentran en abundancia en las afueras de Phoenix y Tucson y también al sur de Flagstaff y Sedona. Como mencionamos no son cerdos salvajes, ni jabalíes europeos, son miembros de la familia “pecarí” que se originó en América del Sur.

Un pecarí de collar en un campo de golf de Tucson Arizona.
Jaime Walker Attribution 2.0 Generic

¿ Cómo es el pecarí de collar?

El pelaje de los pecaríes es negro, gris y marrón con un collar de color blanco diluído, alrededor de los hombros. Cuando son adultos, pesan entre 35 y 60 libras y los machos son un poco más grandes que las hembras. Los
pecaríes alcanzan la madurez sexual aproximadamente a los 10 meses de edad y son capaces de reproducirse en dos camadas durante cualquier estación del año. Los pecaríes recién nacidos pesan alrededor de una libra.

El pecarí en manadas.


Los pecaríes son más activos durante la noche, como este grupo observado en una zona urbana de Scottsdale Arizona.

Los pecaríes son más activos durante la noche y sobreviven con una dieta de flores, bayas, nopales y plantas. Tienen un agudo sentido del olfato pero tienen una vista muy pobre. Su olor proviene de una glándula en sus espaldas. Los miembros de una manada se frotarán mutuamente para identificarse y diferenciar las manadas.
Su promedio de vida en la vida silvestre es de aproximadamente 7.5 años, aunque se sabe que viven hasta 25 años en cautiverio. Durante el día, los pecaríes deambulan en manadas de hasta 20 individuos para protegerse de los depredadores que incluyen pumas, gatos monteses y coyotes.

No es raro que en las zonas desérticas, encuentres manadas de pecarí que viven alrededor de las comunidades suburbanas.
Con frecuencia puede verse al pecarí en manadas caminando por las calles del vecindario, alimentándose de los depósitos de basura.

Pecaríes urbanos.

Se desenvuelven con normalidad frente a la gente y no es raro que en las zonas desérticas, vivan alrededor de las comunidades suburbanas. De hecho, con frecuencia pueden verse manadas caminando por las calles del vecindario, alimentándose de los depósitos de basura.
Los pecaríes se han acostumbrado a estar cerca de los humanos y generalmente ignorarán a las personas. Si intentas acercarte a ellos. simplemente abandonarán el área, pero si son provocados y amenazados, se sabe que se defienden con sus largos y afilados colmillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *