¿Desde cuando migran las ballenas a nuestros mares?

¿Desde cuando migran las ballenas a nuestros mares? Cada invierno, grandes mamíferos marinos, como las ballenas grises, realizan migraciones masivas. Del 15 de diciembre al 15 de abril recorren más de 12 mil kilómetros. Viajan desde las gélidas corrientes de Alaska hasta los santuarios de Guerrero Negro, San Ignacio y Bahía Magdalena. Las ballenas jorobadas siguen su viaje hasta las costas de Los Cabos. Es un espectáculo de increíble belleza.

¡Hola amigx de @Desierto Vivo! Los movimientos migratorios de familias completas de ballenas tienen un impacto ecológico considerable. Cada ballena consume muchas toneladas de alimento por semana. Con ello transforman masivamente la composición del plancton a su paso. Desde luego esto representa alteraciones cíclicas a todo el ecosistema marino.

La migración de las ballenas impacta masivamente el entorno marino.

La magnitud de este proceso y su trayectoria es fuente de interés para los ecólogos y paleontólogos. De hecho, no contar con restos de fósiles de las ballenas dificulta la reconstrucción de la historia de estas migraciones.
Ademas de que rara vez llega el esqueleto rescatable de uno de estos mamíferos a una playa , este serviría de poco. Su ADN no arroja información necesaria para determinar la ruta de migración que dicho ejemplar ha seguido.
Sin embargo recientemente ha surgido una metodología que ofrece avances en esta investigación. Todo gracias a un grupo de paleontólogos del Instituto Smithsoniano de Investigaciones Tropicales. Ellos han dado a conocer conclusiones de un estudio muy original en la publicación “Proceedings of the National Academy of Sciences”.

Las ballenas no viajan solas.

Resulta que las ballenas usualmente albergan y transportan en su piel colonias de parásitos en su piel; algunos de ellos son los percebes. Especies especificas de crustáceos se incrustan invariablemente en la piel de especies especificas de ballenas.
Cada especie pareciera tener sus favoritas. Al encontrar un percebe fósil de determinada especie, puede determinarse que especie de ballena la albergaba. Los percebes fosilizados y su edad permiten rastrear y reconstruir las migraciones de esa especie de cetáceos en particular.

Cada año migran las ballenas a costas bajacalifornianas. Un proceso extenso, masivo e impactante. La ruta es un patrón persistente por 5 millones de años.
Cada año migran las ballenas a costas bajacalifornianas. Un proceso extenso, masivo e impactante. La ruta es un patrón persistente por 5 millones de años.

Las corazas de los percebes encierran información.

Ademas los científicos han encontrado una manera de determinar las condiciones climáticas que un fósil enfrento en cada etapa de su vida. Algo parecido al estudio de los anillos en los cortes transversales de troncos de los arboles. Estos ayudan a determinar la sequía o abundancia de precipitaciones que experimento un árbol cada año. De manera parecida la coraza de un percebe fósil contiene información. La acumulación de isótopos estables de oxígeno 15 u oxígeno 16 depende de la temperatura del agua. Al medir la proporción de estos isótopos en las diversas formaciones de coraza del percebe fósil se puede determinar la temperatura promedio del agua en la que vivió a través de determinadas etapas de su vida. Así se reconstruyen las rutas migratorias de distintas especies de ballenas. Todo esto sin depender de fósiles de las ballenas o de métodos invasivos sobre ejemplares vivos.

Cada año migran las ballenas a costas bajacalifornianas. Un proceso extenso, masivo e impactante. La ruta es un patrón persistente por 5 millones de años.

Nuestras relaciones con otras especies hablan de nosotros.

La relación entre ballenas y organismos hospedados en su piel resulta un poco complicada. Para algunos es comensalismo que ni beneficia ni perjudica y para otros es parasitismo que perjudica a la ballena. La investigación involucró el estudio de percebes fósiles encontrados en California y en Panamá. Los resultados revelan interesantes conclusiones. Por ejemplo, las ballenas grises continúan con los mismos patrones de migración ejercidos durante los 5 millones de años. La incognita ahora es determinar que las hace continuar a pesar de los grandes cambios que ha sufrido el ecosistema marino.

Gracias amigx deserticx por leernos. Nos cachamos aquí pronto para intercambiar ideas. El plan es ayudarnos a establecer mejores relaciones con nuestro maravilloso entorno, en el desierto mas biodiverso del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *