“Es lo que es”: El poder de aceptar

La aceptacion nos da poder de alcanzar la felicidad
“Acepta lo que es, suelta lo que era y ten fe en lo que será”. ~ Sonia Ricotti

¿Por que tenían que haber sido así las cosas?

Aprendí sobre el poder de aceptar cuando “Grandpa” mi abuelo partió tres días antes de que iniciara la primavera.  Mi mundo se desmoronó, sentía una profunda desolación. Nunca creí que eso me sucedería a mi. Entre mas personas me aconsejaban que aceptara la realidad, mas me resistía a creerla y sobre todo a vivirla. ¿Como se puede vivir sin las personas que son imprescindibles?Me tomo un par de años aceptar que físicamente Grandpa no estaría sentado en el porche esperándome. Ya no iríamos a comprar madera y materiales para nuestros proyectos. Comencé poco a poco a encontrar alternativas y señales para sentir que aun me acompañaba. Me encontré desde luego con personas insensibles que no respetan el dolor ajeno. Por otro lado le daba mucho valor a las personas que en esa difícil época me acompañaban y comprendían. En gratitud y respeto les escuchaba y me mantenía serena.  Me reincoporé a mis proyectos y mantenía la fe en mi misma. Continuaba siendo una persona positiva pero no había aun encontrado sentido ni propósito a esa dolorosa experiencia.

Los pensamientos no ayudan.

"Acepta lo que es, suelta lo que era y ten fe en lo que será". ~ Sonia Ricotti
Mas alla de lo que pienso y de lo que siento. Es lo que es.
Aqui y ahora.

Los pensamientos como siempre, buscan explicaciones y lanzan juicios. ¿Es realmente necesario sufrir tanto? De nada servia pensar. Mi mente no pudo evitarme el dolor y tampoco seria capaz de curármelo. Al contrario, los pensamientos parecían muchas veces agudizarlo, esto era porque restregaban lo que había pasado o presagiaban algo peor. Definitivamente mi mente no tenía la respuesta, no siempre la tiene. Por lo pronto necesitaba aceptar las cosas como son. No podía detener todo para encontrar respuestas, ya llegarían. Mientras, necesitaba abrir una compuerta para que la vida siguiera fluyendo. Ese sustento no me lo traería el tiempo o el destino. Tampoco era algo que los demás podían hacer por mi, requería una decisión de mi parte. Ya había dejado de luchar constantemente por intentar cambiar lo que había sucedido. Pensé que el siguiente paso seria mas fácil, pero no lo fue del todo.

 

 

El Mindfulness nos conecta con nosotros y nuestra realidad.

No podía seguir pensando y pensando. Los pensamientos solo dificultaban la conexión conmigo misma. Mi decisión fue buscar ayuda en el Mindfulness. Poco a poco fui ejercitando mi atención para enfocarme en lo que realmente sucedía conmigo, aquí y ahora. La verdad es que ese dolor era un sentimiento que ahí estaba y que sigue dentro de mi corazón.  El Mindfulness solo me ayudo a ver mi dolor de frente y abrazarlo. Era parte de mi vida y lo seria siempre. Sin embargo al conectar conmigo misma descubrí que igualmente podía sentir otros innumerables hermosos sentimientos que también estaban en mi corazón. Me decidí por hacerlo. Nada ni nadie podía borrar todas las alegrías, satisfacciones y experiencias tremendamente felices que viví con mi grandpa.

Aceptar es abrazar tu historia y fortalecerte en ella.

Déjalo ser.

Al abrazar la historia completa de lo que ese maravilloso ser trajo a mi vida, me sentí mucho mejor.  No era una lucha contra el orden del universo lo que tenia que librar. Tampoco era una muestra de conformismo o mediocridad. Estaba aceptando la realidad completa, no solo una parte. Era un acto de inmenso valentía y de amor hacia mi historia, mi vida y los que forman parte de ella. Al aceptar el dolor y dejar de resistirme a la realidad, poco a poco se ha ido abriendo esa compuerta. El sufrimiento o el miedo a sufrir puede paralizarnos. La vida fluye para encontrar lo que viene cuando somos capaces de aceptar cosas que están fuera de nuestro control. Nos ayuda primeramente ofreciéndonos pequeños lapsos de felicidad aunados al dolor. Ese es el principio de la aceptación.

 

El poder de aceptar nos abre las puertas a la felicidad.

Dejalo ser, de todas maneras lo es.
“Dejalo ir” es una forma de resistir. “Déjalo ser” es una forma de aceptación. No podemos controlar la realidad, pero podemos evitar que nos controle.

No todos logramos descubrirlo, pero el poder que existe en la aceptación es el único que puede llevarnos a la felicidad. Siempre pense que Grandpa sabia vivir. El me había enseñado a vivir en la alegría. A iniciar cada día con energía, nuevos planes y una actitud inquebrantable. Sin embargo nunca me di cuenta que con su vida también me enseño que era posible continuar feliz y positivo después de 93 años. Nueve décadas en las que como todo mundo, vivió tragedias y gozos que le ayudaron a encontrar sabor a la vida. Ahora creo que seguramente para sobrevivir, el tuvo que tomar la decisión de aceptar la realidad desde que era niño y perdió a su padre. No importa a que edad, todos podemos poco a poco aprender a identificar como y cuando decidirnos por aceptar nuestra realidad.

 

Abraza tu historia y descubre el poder de la aceptación con el Mindfulness.

Aceptar nos da poder.
La aceptación nos abre la puerta para buscar la felicidad.

Tomar pasos hacia la aceptación nos ayuda ya sea que perdimos un bien, un trabajo, una oportunidad, una amistad o una relación amorosa. Comenzar por ejercitar la actitud de sentirse bien, convierte la felicidad momentánea en felicidad duradera. Nos ayuda a pasar de sentirnos felices a ser realmente felices. Tenemos muchos temas que nos identifican y seguiremos tratándolos. Siéntete con confianza de contarme tu historia, escríbeme al Messenger de ViVeBoNiTo  Reciban un abrazo y #Besititos, a la próxima!.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *